Conecta con nosotros

Revista

Luis Miguel, padrino de lujo

Published

on

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de febrero.- Luis Miguel parece inmune a su entorno. Le basta su voz y su presencia para hacer patente su estatus como el intérprete latinoamericano más importante de la actualidad. Ni siquiera un recinto con muchos detalles físicos por concluir basta para opacar lo que logra sobre el escenario.

Ser el padrino de lujo para inaugurar la Arena Ciudad de México no pesaba sobre los hombros del cantante que, desde su irrupción al escenario cuando el reloj marcaba las 21:25 horas, aglutinó los ánimos de casi 20 mil personas que lo recibieron con gritos y aplausos.

Sin mediar palabra, comenzó con la ejecución de Te propongo esta noche. Aquello bastó para enloquecer a la gente. El Sol brillaba y él lo sabía.

Ataviado con un sobrio traje negro, Luis Miguel sacaba jugo de los factores que se conjugaban a su favor.

Si bien la Arena lucía demacrada en algunas zonas, al menos en el terreno sonoro se mostraba orgullosa y de ello sacó provecho el cantante que pudo lucir la voz que lo ha catapultado hasta lo más alto del firmamento musical.

Desde el arranque del recital, 50 minutos más tarde de lo previsto, echó mano de sus temas clave. Suave Con tus besos siguieron el recorrido. Jovial, simpático y sonriente. El Sol estaba disfrutando la noche.

“Muy buenas noches Ciudad de México, qué placer tan enorme. Qué publico tan maravilloso, un aplauso a todos ustedes. Gracias por estar conmigo aquí, es un placer estar con ustedes y tener la oportunidad de celebrar 30 años en la música”, dijo a manera de saludo el cantante, quien aplaudió, además, la apertura de un nuevo foro de espectáculos en la capital.

“Hay que felicitar a esta bellísima y magnífica obra que es la Arena Ciudad de México, ¿Está bonita, verdad?”, agregó poco antes de comenzar con el segmento
de boleros.

Tres palabras, La barca Somos novios, clásicos de antaño que el mexicano recuperó, retumbaban en el lugar.

La orquesta que lo acompañaba, en la que había metales, cuerdas, voces, percusiones y piano, acompañaba sutil y elegante las ejecuciones del cantante que jugaba con los temas, los reinventaba sobre la marcha y, por momentos, los dejaba en voz de la gente que no dejaba pasar la oportunidad.

Los coros se multiplicaban. Los temas, de pronto,eran del dominio público. Por debajo de la mesa La gloria eres tú se convertían en evidencia de lo que sucedía la noche del sábado.

Cuando llegó el turno de Bésame mucho quedó claro que pocos manejan la transición musical mejor que Luis Miguel al mostrarse capaz de ir un bolero a una balada con arreglos pop con gracia.

“¡Esas palmas, arriba!”, arengaba el cantante a la gente sin importar que el siguiente tema fuera otro bolero como Inolvidable.

El público, entregado desde un principio, obedecía las peticiones del cantante que se mostraba contento sobre el entarimado.

Siguieron otros temas como La última noche Amor, amor, amor. Con ambos, el intérprete también mandaba un mensaje a quienes criticaban el desgaste de una fórmula que hasta ahora le sigue funcionando.

En otro cambio de rumbo rítmico, Luis Miguel ejecutó Come Fly with Memientras en las pantallas, la central, las laterales y la superior, se apreciaba la imagen de Frank Sinatra, quien inmortalizara el tema.

Aquel fue el banderazo de salida para los clásicos que popularizara en su infancia
el astro.

No me puedes dejar así Palabra de honor se escuchaban tan frescas y fuertes entre la gente como lo debieron hacer en los años de su debut. Sin conceder tregua sonaron otras como Entrégate La incondicional. Cada una superaba el éxito de la anterior mientras Luis Miguel dejaba ver que el tiempo le ha servido para mejorar su interpretación.

Esa niña fue el siguiente tema de la velada y el primero para que el cantante se aproximara a la orilla del escenario para saludar a las valientes que lograran sortear a una decena de guardias que impedían que cualquiera se acercara.

Con tres décadas dedicadas a la música y con la intención de complacer a la mayoría, Luis Miguel echó mano de otro medley con Un hombre busca una mujer, Cuestión de piel Oro de ley.

Después cantó Tú, sólo tú Te necesito y, tras una hora de concierto, salió del escenario para cambiar de atuendo.

Reapareció en medio de los acordes de No existen límites, tema que sirvió como remanso de tranquilidad para la gente antes de que Qué nivel de mujer los arrancara de nueva cuenta de sus asientos.

Lo que siguió fue un sube y baja de emociones. De baladas como Fiebre de amor que se intercalaban con cortes de ritmos pop como Decídete, todos guiados por el común denominador de la voz de El Sol que de nueva cuenta recurrió a un popurrí para ofrecer temas como Los muchachos de hoy, Ahora te puedes marchar, La chica del bikini azul, Isabel Cuando calienta el sol.

La algarabía era tal que pocos parecían percatarse del fallo de la pantalla central, la más grande del mundo, la que habían presumido como la mejor de su tipo y la misma que se apagó mucho antes de que el concierto terminara.

Con un grito de ¡Viva México! Luis Miguel dijo adiós cuando habían transcurrido 90 minutos quedando en el escenario un mariachi.

Poco después se reincorporó para entonar temas como Viva México Si nos dejan. Nadie se movía de su asiento y, por el contrario, pese al tiempo transcurrido parecían querer más.

El Sol estaba listo para complacerlos. En el repertorio aún había canciones como Échame a mí la culpa Sabes una cosa, apenas un vistazo de la faceta ranchera del intérprete que cantó también fragmentos de canciones como Que seas feliz, Y, ¿De qué te manera te olvido?, La bikina El viajero.

El público, rendido por completo, aplaudía y gritaba.

“¡México, México, México!”, gritaba entusiasmado el cantante mientras el mariachi desaparecía y la oscuridad se apoderaba del recinto.

Apenas un par de minutos después el cantante regresó para interpretar estrofas de VuelveCómo es posible que a mi lado, No culpes a la nocheTe propongo esta noche.

La misión, abarcar tantas de sus facetas como fuera posible, estaba dando resultado. Por difícil que pareciera, en dos horas estaba resumiendo lo mas importante de sus tres décadas como cantante.

El último acto de la noche fue Labios de miel, con él dijo adiós el intérprete que hoy ofrecerá otro concierto en el mismo lugar. Aún hay boletos disponibles.

Un gigante en Azcapotzalco

Imponente por fuera, la recién inaugurada Arena Ciudad de México quiso maquillar, con poco éxito, las carencias que aún tiene.

Pese a ser un proyecto de más de cuatro años, como el propio Guillermo Salinas Pliego, presidente de la constructora Alianz, lo reconoció, la gigantesca estructura no logró mostrarse orgullosa en su primer día de operaciones.

Acabados inconclusos, instalaciones eléctricas a la vista y baños sin divisiones eran sólo algunos de los desperfectos que la Arena mostró en su arranque.

Al parecer, la prisa por estrenarse con el concierto de Luis Miguel permitió que se pasaran por alto detalles que, si bien no afectaban la funcionalidad, sí le impedían lucir como se esperaba.

El equipo de logística se veía rebasado. Batallaban para orientar a la gente que buscaba sus lugares. En algunas zonas, sin razón aparente, reasignaban los asientos ante la confusión de la gente a la que no le quedaba más que acatar las instrucciones que recibía.

Poco antes del comienzo del concierto, programado para las 20:30 horas, en la pantalla central del recinto, la más grande en su tipo alrededor del mundo, se proyectó un video que pretendía presumir las bonanzas de la Arena, sin embargo, una falla en la línea de audio obligó al equipo de producción a detener la proyección. Quizá eso haya sido la causa de que el concierto se retrasara por casi 50 minutos.

Imponente por fuera, la recién inaugurada Arena Ciudad de México quiso maquillar, con poco éxito, las carencias que aún tiene.

Pese a ser un proyecto de más de cuatro años, como el propio Guillermo Salinas Pliego, presidente de la constructora Alianz, lo reconoció, la gigantesca estructura no logró mostrarse orgullosa en su primer día de operaciones.

Acabados inconclusos, instalaciones eléctricas a la vista y baños sin divisiones eran sólo algunos de los desperfectos que la Arena mostró en su arranque.

Al parecer, la prisa por estrenarse con el concierto de Luis Miguel permitió que se pasaran por alto detalles que, si bien no afectaban la funcionalidad, sí le impedían lucir como se esperaba.

El equipo de logística se veía rebasado. Batallaban para orientar a la gente que buscaba sus lugares. En algunas zonas, sin razón aparente, reasignaban los asientos ante la confusión de la gente a la que no le quedaba más que acatar las instrucciones que recibía.

Poco antes del comienzo del concierto, programado para las 20:30 horas, en la pantalla central del recinto, la más grande en su tipo alrededor del mundo, se proyectó un video que pretendía presumir las bonanzas de la Arena, sin embargo, una falla en la línea de audio obligó al equipo de producción a detener la proyección. Quizá eso haya sido la causa de que el concierto se retrasara por casi 50 minutos.

Protestas por Arena

Vecinos de la colonia Santa Bárbara, en Azcapotzalco, en el norte del Distrito Federal, protestaron ante la apertura del centro de espectáculos Arena Ciudad de México, construido en el número 800 de la avenida Granjas —donde estaba el rastro de Ferrería— con un concierto del cantante Luis Miguel.

Los inconformes agrupados en diversas organizaciones controlaron los accesos a sus calles y colocaron cubetas, huacales y todo tipo de objetos frente a sus casas para evitar que se estacionaran los vehículos de los asistentes al evento. Exigieron la clausura de este lugar.

Cincuenta habitantes de la zona, aglutinados en diversas agrupaciones sociales, con mantas, pancartas, y cubiertos con impermeables, por la lluvia que cayó, realizaron protestas con cazuelas y ollas, salieron de tres puntos distintos y trataron de llegar a la Arena Ciudad de México. Exigieron la clausura de este lugar, pero fueron rodeados por granaderos quienes les impidieron el paso en el cruce de las avenidas Montevideo y San Pablo Jalpa.

En uno de los accesos a la Arena Ciudad de México hubo empujones de los elementos de una empresa privada de seguridad, encargada de la vigilancia interna del lugar con manifestantes quienes trataron, sin éxito, de impedir el acceso de vehículos.

Estas protestas afectaron la vialidad en esta zona del norte de la Ciudad de México.

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista

‘Luis Miguel la serie’ cambió de horario por pedido oficial

Published

on

By

En teoría, Luis Miguel la serie se iba a estrenar el domingo 22 de abril a las 21:00 por Netflix. Sin embargo, iba a “chocar” con el debate de los candidatos a la presidencia de México, así que alguien tenía que ceder y cambiar. Ya sabrán quiénes no lo hicieron…

De acuerdo con el productor de la serie, Pablo Cruz, al gobierno le dio miedo y por eso le pidieron que cambiaran la hora de estreno a las 22:00 horas del mismo domingo. Así lo dijo a la agencia de noticias AP:

Creo que a alguien en el gobierno le dio miedo que se fuera a opacar el hermoso debate. Va a estar entretenidísimo y dijeron: ‘no seas mala onda'”.
Tanto Cruz, como el director de la serie, Humberto Hinojosa, confirmaron que se les pidió mover la hora de estreno del programa que romperá con el formato de Netflix de subir el contenido “de jalón”, sino seguirá el tradicional de televisión: un capítulo nuevo cada semana.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Revista

Karla Souza presume en Instagram la llegada de su hija

Published

on

La actriz mexicana Karla Souza anunció a través de sus redes sociales el nacimiento de su primera hija a la que llamará Gianna.

A sus 32 años edad la intérprete se convirtió en madre por primera vez y disfrutó de este momento junto a su esposo Marshall Trenkmann.

Dios nos bendijo”, escribió Karla en la fotografía que compartió en su cuenta de Instagram junto a la nueva integrante de la familia.
Actualmente Souza se encuentra trabajando en la serie How to get away with murder en el papel de Laurel Castillo compartiendo créditos con Viola Davis y Alfred Enoch.

Karla Souza reveló últimamente en una entrevista que fue violada por un productor de televisión del cual no quiso mencionar el nombre.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Revista

Bon Jovi entra al Salón de la Fama

Published

on

By

Se le hizo a Bon Jovi: por fin son parte del Salón de la Fama de Rock and Roll.

Ayer, las leyendas del rock fueron inducidas durante una emotiva ceremonia que se rea­lizó en el Auditorio Público de Cleveland ante fans y familiares de los músicos.

Jon Bon Jovi se reunió una vez más con Richie Sambora, el gui­tarrista original de los oriundos de New Jersey, quien abando­nó en 2013 la banda. El baterista Tico Torres, el tecladista David Bryan y el bajista Hugh McDo­nald, sustituto de Alec John Such, también estuvieron presentes.

El discurso de Jon fue bas­tante emotivo porque recordó al hombre que le enseñó a tocar la guitarra, Al Parinello, su tiempo trabajando para la compañía de luz en Estados Unidos; además de hablar de las bandas y músi­cos que influenciaron su carrera: The Animals, Thin Lizzy, Bruce Springsteen y has­ta su participación en el disco de Navidad de Star Wars.

“Aprendimos a ganar­nos gente de todo el mun­do que no conocía nuestro nombre”, mencionó el cantante, de 56 años.

Además de relatar cómo han superado tiempos difíciles, como el que pasaron con la ausencia de Sambora para el disco y la gira de Because We Can, las dos operaciones de emergencia a las que se sometió Torres. “Juro que hasta mi guitarra me dio un dedo”, expresó.

Agradeció a su esposa, a sus familiares y leyó una larga lista de colabora­dores a los cuales quiso incluir en su discurso y fina­lizó: “el tiempo es el producto más pre­ciado que tenemos”, al tiempo que Jon señalaba a cada integrante.

Cada integrante tuvo su mo­mento al micrófono y los fans esperaban las palabras de Sam­bora, para ver si existe algu­na posibilidad de reconciliarse y regresar a la banda que fundó en 1983. Pero no fue así, se limi­tó a los agradecimientos y a de­cir que ser parte de Bon Jovi es lo mejor que ha podido vivir.

Lo que todos querían también ocurrió. Bon Jovi tocó You Give Love a Bad Name, It’s My Life y When We Were Us, esta última con Jon y Richie al micrófono. Livin’ on a prayer no pudo faltar y así sellaron su gran noche.

Durante la ceremonia tam­bién fueron inducidos The Cars, Dire Straits, The Moody Blues, Nina Simone y Sister Rosetta Tharpe.

Excelsior

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más compartido

Lo más visto