Conecta con nosotros

Revista

Michelle Williams encarna a Monroe en ‘Mi semana con Marilyn’

Published

on

Mi semana con Marilyn es una ventana a un cuento de hadas en una antigua villa inglesa donde la actriz rodó El príncipe y la corista a mediados de los cincuenta. La mirilla a través de la que un joven aprendiz de cineasta, Colin Clark, interpretado por el actor británico Eddie Redmayne, se cuela unos pocos meses en la rutina y el esplendor de la diva de Hollywood que Michelle Williams fagocita casi hasta la confusión.

La actriz estadounidense (Montana, 1980) pasó 10 meses a solas con Marilyn Monroe y Norma Jean en un ejercicio de introspección al que se entregó como “un niño que aprende a leer”, dice la intérprete en conversación telefónica. Sin expectativas ni ideas preconcebidas. Empezó con sus películas, sesiones intensivas de la filmografía de Monroe. “Esta primera fase fue inquietante. Sus actuaciones parecen tan sencillas, superfluas, casi sin esfuerzo, hasta que se produce ese impasse en el que descubres que todo responde a una intención y Marilyn Monroe era un personaje que ella había creado”.

La teoría se la confirmaron los libros de Eve Arnold en las noches de lectura que siguieron. Williams se dio cuenta de la capacidad automática de desdoblamiento de Monroe. “Esta idea de que molecularmente se construyó a sí misma para ser otra supone una gran ventaja”, explica. “Asumí que había un componente divino que era muy complicado de imitar, pero al mismo tiempo se mezclaba con un don natural basado en el aprendizaje, que la convertía en asequible”.

Poco a poco fue extrayendo sus movimientos, más lentos al principio, menos exagerados que en sus últimas etapas. Asumió la evolución de su voz, de grave a más aguda y respirada. Y todas estas lecciones las puso en práctica con su hija, el repartidor que iba a su casa o cualquier desconocido que le sirviera de ensayo antes de pisar el plató de rodaje de Simon Curtis, que se estrena en la gran pantalla con tamaña empresa después de una larga trayectoria de películas para televisión. “Era tan extrema la diferencia entre el personaje y la persona que podía desaparecer hasta la invisibilidad entre la multitud. He leído muchas anécdotas de taxistas que llegaron a decir: ‘Vaya, te pareces un poco a Marilyn Monroe”.

Los meses de ensayo también fueron un período de una transformación física a la que no se había enfrentado en anteriores papeles. Por desgracia, la dieta a la que tuvo que someterse no cultivó los resultados esperados –los kilos de más se le subieron a los mofletes y no a las caderas- y Williams tuvo que recurrir a prótesis para emular las curvas de Monroe. La única licencia que se permitió, entre libros, películas y clases de canto y baile, fue la creación de la faceta íntima del personaje. “No hay testimonios de Marilyn interactuando con un amigo. Todos los vestigios audiovisuales que quedan son actuaciones o entrevistas con periodistas, y aun así siempre hay cierto deje en sus maneras en su afán por intentar influir en la percepción que los demás tenían o podían llegar a tener de ella”. Por este resquicio Williams se entrega a la imaginación y la improvisación en sus paseos con el joven Colin, o sus disputas con el actor y productor de la película, Laurence Olivier, interpretado por Kenneth Branagh. Pero en especial, en esos momentos de contradicción que conforman la esencia de Monroe.

“Cuando entré al rodaje por primera vez me sentí como ella en el plató de El príncipe y la corista, todos esperaban algo de mí, pero llegó un punto en que tuve que silenciar determinados consejos”, recuerda Williams. “Soy una persona muy insegura, más proclive a las críticas que a las adulaciones. No podía contentar a todo el mundo, pero sí tenía que hacer justicia a la relación que había establecido con Marilyn”.

Aun así, confiesa que sigue intentando comprenderla. Tal vez porque Mi semana con Marilyn no es un biopic, más bien una ventana abierta a una de las etapas más vívidas de la actriz. “Decidí hacer la película porque no tenía la responsabilidad de contar su historia”, recalca, aunque de una forma u otra, el extraño fallecimiento de la actriz y las acontecimientos que sucedieron a su autopsia penden sobre la película. “No soy nadie para interpretar la vida y muerte de Marilyn, nunca llegaría a una respuesta concluyente y prefiero quedarme con este pequeño cuento. Me encantaría interpretar este papel para siempre. Voy a echarla de menos”.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista

Muere el ‘hermano número ocho’ de Gabriel García Márquez

Published

on

Hernando García Márquez, el “hermano número ocho” del premio nobel de literatura, Gabriel García Márquez, falleció a los 75 años en Cartagena de Indias el pasado domingo y fue sepultado hoy, confirmaron allegados de la familia.

El director general de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), Jaime Abello, dijo que lamentaba “profundamente” el fallecimiento de Hernando García Márquez.

Según medios locales, el fallecimiento se produjo por complicaciones de una larga enfermedad que lo aquejaba hacía varios años.

En su autobiografía titulada Vivir para contarla, Gabo describió a su hermano Nachi, como cariñosamente le decía a Hernando, como “el hombre más pacífico del mundo”.

Según el autor de Cien años de soledad, Nachi, después de prestar el servicio militar obligatorio siguió en el ejército donde “se esmeró en toda clase de armas modernas y participó en numerosos simulacros, pero nunca tuvo la ocasión” de ponerlo en práctica en una de “tantas guerras crónicas” que ha padecido Colombia.

“Así que se conformó con el oficio de bombero cuando salió del Ejército, pero tampoco allí tuvo la ocasión de apagar un solo incendio en más de cinco años. Sin embargo, nunca se sintió frustrado, por un sentido del humor que lo consagró en la familia como un maestro del chiste instantáneo, y le permitió ser feliz por el solo hecho de estar vivo”, escribió Gabo.

En otro aparte de su autobiografía, el Nobel de Literatura contó que “Jaime (otro de sus hermanos menores), que ya tenía diez años, había sido el que más tardó en apartarse del regazo materno por su condición de seismesino, y mi madre no había acabado de amamantarlo cuando ya había nacido Hernando (Nanchi)”.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Revista

Chayanne regresará a México a finales del año

Published

on

Después de tres años de ausencia, el cantante Chayanne está de regreso en los escenarios con “Desde el Alma Tour” con el que visitará México para ofrecer cinco presentaciones en el Auditorio Nacional los días 17, 19, 20, 23 y 24 de octubre.

Además de preparar la gira, el intérprete estrenó el videoclip grabado en México del tema “Di qué sientes tú”, que forma parte de su más reciente producción discográfica “Desde el alma”, que acumuló más 40 mil reproducciones en YouTube en sus dos primeras semanas.

El puertorriqueño viene con una gran producción internacional, dará un show de dos horas en las que ofrecerá un recorrido por toda su trayectoria e interpretará los temas de su reciente material, el cual da nombre a la gira, informó un comunicado de Ocessa.

Chayanne también actuará en San José, California, y entre agosto y septiembre, se presentará en otras ciudades de Estados Unidos, ademas hará una escala en Colombia.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Ciencia y Tecnología

Artista mexicano crea controversial portada para National Geographic

Published

on

¿Planeta o plástico? El artista mexicano Jorge Gamboa creó la más reciente portada de la revista National Geographic, para un reportaje sobre la saturación de plásticos en el océano. En la foto se fusiona la silueta de un iceberg con una bolsa de plástico.

El plástico es un material que suele empezar a biodegradarse a partir de 450 años. Mientras que la producción de plástico alcanza hoy un ritmo vertiginoso, nuestra capacidad para reciclarlo no crece a la misma velocidad.

Un 40% de todo el que producimos cada año es desechable y que una buena cantidad de esta proporción se usa en envases diseñados para tirarlos a los pocos minutos de adquirirse. Es el caso, entre otros, del plástico con el que se envuelven los alimentos frescos en los supermercados o los envoltorios de numerosos productos de uso común.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más compartido

Lo más visto