Conecta con nosotros

Increible

Intentó quitarse la vida y ahora es la persona más joven con transplante de rostro en EEUU

Published

on

Katie Stubblefield tenía solo 18 años cuando resultó gravemente herida por una bala que se disparó a sí misma.

En el hospital le salvaron la vida, pero su rostro quedó completamente desfigurado.

Ahora, con 22 años, la estadounidense más joven en recibir un trasplante de rostro compartió los resultados de años de cirugías reconstructivas con la revista National Geographic.

Una clínica en Ohio, donde Stubblefield fue operada cuando tenía 21 años, le otorgó a la publicación un acceso sin precedentes.

Un equipo conformado por un periodista y varios fotógrafos siguieron de cerca su preparación y los resultados del procedimiento que se extendió durante 31 horas.

“La historia de un rostro” está en la portada de septiembre. También hay una versión documental en internet donde la joven cuenta su historia.

Sin seguro médico

Hasta la fecha solo hay 40 personas en el mundo que han recibido un trasplante de cara. El primer trasplante total fue llevado a cabo por médicos españoles en 2010.

Pero como esta cirugía aún se considera experimental, sus gastos no están cubiertos por los seguros médicos en Estados Unidos.

La cirugía de Stubblefield fue, eventualmente, financiada por el Instituto de Medicina Regenerativa de las Fuerzas Armadas, que quiere mejorar los tratamientos para el personal militar herido en la guerra.
Stubblefield fue considerada una buena candidata por su edad y por el tipo de heridas que había sufrido.

El rostro trasplantado provino de Adrea Schneider, una mujer de 31 años que murió por una sobredosis en 2017.

Schneider ya era donante de órganos, pero la decisión de donar su cara provino de su abuela, Sandra Bennington, quien tras la operación se reunió con Stubblefield.


Recuerdos borrosos

Stubblefield dice que no tiene muchos recuerdos de la época previa a su intento de suicidio, pero su familia dice que ella estaba teniendo muchos problemas emocionales por su mudanza, por una fallida relación sentimental y por problemas crónicos gastrointestinales durante su adolescencia.

Su madre, Alesia, dice que su hija quería someterse a la cirugía para que lo mirasen en la calle.

La bala le destrozó gran parte de la cara, sobretodo la nariz, parte de la frente y el hueso de la mandíbula. También sufrió heridas en el cerebro y daño significativo en sus ojos.

Después de recibir tratamiento en Mississippi, fue transferida a Tennessee, antes de terminar en la Clínica Cleveland en Ohio, un centro pionero en trasplantes.

Antes del trasplante, Stubblefield fue sometida a 22 cirugías reconstructivas, que hicieron uso de su muslo e impresión en 3D para reconstruir su mandíbula.

Ella y su familia dicen que ni siquiera sabían qué implicaba este procedimiento cuando le dijeron que podía ser seleccionada.

“No tenía idea de lo que era un trasplante de rostro”, dice Stubblefield. “Cuando mis padres me lo explicaron me entusiasmé con tener nuevamente un rostro”.
Más operaciones

Después de un año en lista de espera y con dos posibles donantes que finalmente no resultaron, la joven fue operada en mayo de 2017.

Inicialmente, estaba previsto hacer un procedimiento parcial, pero luego se decidió usar más tejido de la donante para mejorar la compatibilidad.

Desde la operación, Stubblefield fue sometida a tres intervenciones de revisión. Es probable que aún deban hacerse más para mejorar la apariencia y funcionalidad de su nuevo rostro.

La joven todavía tiene dificultades para hablar por el daño que la bala le hizo en la boca.

Por el resto de su vida deberá tomar medicación, para reducir el riesgo de rechazo al trasplante.

“Segunda oportunidad”

La joven le dijo a National Geographic que espera poder ir a la universidad. También quiere dedicarse a hablar con adolescentes sobre el suicidio y el valor de la vida.

“Tanta gente me ha ayudado, ahora yo quiero ayudar a otra gente”, dice.

Brian Gastman, cirujano plástico de la Clínica Cleveland, le dijo a la cadena estadounidense CNN que esta fue la “máxima segunda oportunidad” para Stubblefield.

“Mi primer deseo para Katie es que sea feliz”, señaló. “Eso es lo más importante, pero más allá de eso, me gustaría que tenga cierto nivel de normalidad”.

“Después, ella podrá hacer todo eso y convertirse en una portavoz de tantas cosas, sobre cómo ser fuerte frente a la adversidad o sobre cómo no hacer que una única decisión determine quien eres”.

Fuente: BBC

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Increible

¿A dónde va todo el peso que perdemos cuando adelgazamos?

Published

on

By

Ya nos lo dijeron en las clases de física y química de la escuela: la energía no se destruye, se transforma. Entonces, cuando perdemos peso, ¿dónde va esa energía en forma de grasa?

Esa fue la pregunta que lanzaron a 150 profesionales de la salud -entre los que había médicos, dietistas y nutricionistas- el profesor Andrew J Brown y el investigador Ruben Meerman, de la Universidad de South Wales, en Sydney, Australia.

Y la respuesta que recibieron les sorprendió de forma nada satisfactoria.

El 98% de los encuestados dio una respuesta equivocada. Es decir, solo tres de los 150 expertos supieron contestar correctamente.

La mayoría se inclinó por decir que los kilos que perdemos se transforman en otro tipo de energía: el calor. Esto es físicamente imposible, explican los investigadores, porque viola las leyes de conservación de la materia.

Los doctores se mostraron sorprendidos de que, a pesar de que la obesidad es un tema importante en materia de salud, muy pocos profesionales sanitarios respondieron correctamente.

Otros contestaron que la grasa se convierte en músculo, algo también imposible aseguran, y alguno dijo que la eliminamos en forma de heces cuando vamos al baño.

Pero nada más lejos de la realidad.

Dada la “sorprendente ignorancia y confusión sobre el proceso metabólico de la pérdida de peso”, ambos científicos especializados en procesos biomoleculares y biotecnología hicieron pública la anécdota y la verdadera respuesta en el British Medical Journal.

Exhalación

Y es que la grasa que eliminamos se convierte en dióxido de carbono y en agua. El CO2 se exhala y el agua pasa al sistema circulatorio hasta que lo eliminamos en forma de orina y sudor.

De hecho, casi todo lo que comemos vuelve a salir a través de nuestros pulmones. Los expertos aseguran que todos los carbohidratos y casi toda la grasa que consumimos se convierten en CO2 y H2O. También el alcohol.

Ocurre lo mismo con las proteínas, aunque algunas se convierten en urea y otros sólidos que eliminamos a través de la orina y el sudor.

El único tipo de alimento que llega a nuestro colon intacto y es eliminado cuando vamos al baño es la fibra alimentaria que contienen comestibles como el maíz, el trigo y otro tipo de granos.

Exhalar mucho, ¿solución a los kilos de más?

Si la grasa se elimina a través de los pulmones ¿lograremos entonces deshacernos de esos kilos de más incrementando nuestras respiraciones?

No, advierten los doctores Meerman y Brown que recuerdan que hiperventilar puede producirnos mareos e incluso dejarnos inconscientes.

Así que la única manera sana de perder la grasa que nos sobra es, por un lado, reduciendo las calorías que ingerimos y, por otro, incrementando conscientemente la cantidad de dióxido de carbono moviendo los músculos incrementado nuestra actividad física.

¿Cuál es la dieta más saludable para deshacerse de los kilos extra que dejaron las fiestas (y garantizar que no regresen)?

Así que no hay una manera tan fácil como respirar para perder peso, sino más bien la receta tradicional: crear una deficiencia calórica gastando más calorías de las que se ingieren.

Fuente: BBC

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Increible

La NASA ofrece 1 millón de dolares a quien convierta el dióxido de carbono en azúcar

Published

on

By

El dióxido de carbono es el gas que más domina en la delgada atmósfera de Marte, así que se busca la forma de poder aprovechar este elemento y convertirlo en azúcar para realizar misiones espaciales que colonicen el planeta rojo.

La NASA premiará con un millón de dólares a la persona o grupo de personas que logren desarrollar un sistema para convertir el CO2 (dióxido de carbono) en glucosa.

La glucosa es rica en energía y sería un útil combustible para “bioreactores” que podrían ayudar a fabricar un buen número de objetos para los futuros colonizadores del planeta rojo.

Monsi Roman, responsable del programa llamado Centennial Challenges explica:

Habilitar la vida humana de forma sostenida en otro planeta hará necesario un gran conjunto de recursos, y no podremos llevar a esos planetas todo lo que necesitamos. Tendremos que ser creativos
En el anunció oficial de la iniciativa Roman menciona:

Si podemos transformar recursos cuantiosos y existentes como el dióxido de carbono en una variedad de productos útiles, las aplicaciones espaciales (y terrestres) serían ilimitadas
En la primera fase para este particular concurso, los participantes deberán enviar los detalles de sus proyectos antes abril de 2019, y habrá cinco finalistas que pasen el primer filtro y ganarán un premio de 50,000 dólares.

En la segunda fase se deberá construir y demostrar el sistema de conversión, y el ganador tendrá como recompensa 750,000 dólares restantes del premio.

El concurso está abierto a los ciudadanos y residentes de los Estados Unidos, pero otros investigadores extranjeros pueden participar también como miembros de un equipo de Estados Unidos, tal como indicia en las normas del concurso.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Increible

Graban explosión de moto acuática con dos a bordo

Published

on

By

En redes sociales fue difundido un video que muestra cómo explota una motocicleta acuática con dos hombres a bordo.

La grabación, publicada en la página “Puerto Rico Ski Adventures” de Facebook, dura 14 segundos y al parecer fue captada en la costa de la ciudad de Tetúan, Marruecos.

Aunque los dos hombres salen volando por la explosión, fueron reportados sin heridas graves.

El hecho se suma a otros accidentes recientes en “jet skies” que podrían deberse a fallas técnicas de los vehículos acuáticos.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más compartido

Lo más visto