Conecta con nosotros

Salud y Bienestar

Aumenta casos de niños y adolescentes con inflamación de vesícula

Published

on

Cada vez es más frecuente encontrar pacientes pediátricos y adolescentes con inflamación de hígado, vesícula o cálculos biliares, por el excesivo consumo de alimentos procesados, con alto contenido de carbohidratos, grasas, sales e irritantes, advirtió Mario Enrique Tapia, académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza de la UNAM.

Estos casos, así como el de adolescentes a los que se les extrae la vesícula, son un foco rojo para los padres, médicos y sociedad en general, pues de no cambiar su estilo de vida podrían ser pacientes obesos y diabéticos desde temprana edad, agregó.

“Chicos con una cirugía de esta naturaleza son una alerta, pues nos indican que empiezan a tener trastornos en el metabolismo de grasas, y si no modifican su alimentación, reducirán sus años de vida saludable”, remarcó el especialista en el estudio médico integral de la familia.

Con él coincidió Elvira Sandoval, docente del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina, quien expuso que entre el 10 y 30 por ciento de la población mundial desarrolla litiasis vesicular o piedras en la vesícula. En América Latina la prevalencia es de entre cinco y 15 por ciento. Además, es más frecuente en mujeres (con 20 por ciento de posibilidad de desarrollarla– que en hombres (con 10 por ciento).

El consumo de alimentos altos en grasas y azúcares no sólo afecta al aparato digestivo, sino a los demás sistemas del cuerpo humano. “Lo alarmante de estos padecimientos en niños y adolescentes es porque apenas están en etapa de crecimiento y es mayor su riesgo a desarrollar obesidad y diabetes”, subrayó.

AL respecto, Mario Enrique Tapia explicó que al consumir alimentos con alto contenido de carbohidratos y grasas se genera un estrés importante en la función del hígado. La vesícula, prosiguió, se encarga de secretar bilis, un producto que metaboliza el hígado y cuya tarea es disolver las grasas para que sean digeridas más fácilmente por el tubo digestivo.

“Si un infante consume muchas grasas o carbohidratos ejerce mayor estrés para producir más bilis y digerirlas, lo que ocasiona problemas relacionados con la inflamación del hígado o hígado graso, hiperproducción de bilis, inflamación de la vesícula y formación de cálculos biliares; muchos de ellos tienen una estructura química a base de colesterol”, detalló.

El profesor de la FES Zaragoza afirmó que hay un subregistro de estos padecimientos en niños y adolescentes, pero es más común de lo que se cree porque las familias mexicanas han modificado de manera sustancial sus hábitos y hay un fácil acceso a los alimentos procesados.

Aunado a ello, cada vez se realiza menos actividad física y hay una menor posibilidad de metabolizar de manera correcta los nutrimentos. “Esto convierte a los pequeños en sujetos sedentarios y con mayor posibilidad de ser diabéticos e hipertensos”.

“La piedra angular en cualquier padecimiento es la prevención, antes de que el daño suceda; que desde las escuelas y la casa se involucren en el cuidado de la salud de los niños, haciendo énfasis en la alimentación y actividad física”, insistió.

Actualmente, concluyó, México ocupa el primer lugar mundial de niños obesos, por lo que se requiere más investigación en el área para proponer nuevos esquemas y modelos de atención para prevenir la obesidad y sus complicaciones.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Salud y Bienestar

El exceso de peso en las mochilas sí daña la salud de los niños

Published

on

El peso de las mochilas de útiles escolares no debe exceder el 10 por ciento del peso de los niños para evitar riesgos de lesiones, advirtieron especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con motivo del inicio del ciclo escolar el próximo lunes.

Exhortaron a los padres de familia a vigilar que la “carga” en mochilas no exceda esos kilogramos, y que ésta sea confortable y de preferencia tenga ruedas para trasladarla.
Afirmaron que, a largo plazo, un peso excesivo puede ocasionar problemas en la salud como deformaciones en la columna, malas posturas al caminar y otros trastornos del sistema músculo esquelético.

El jefe de Ortopedia del Hospital General Regional No.1 “Morelos”, en el estado de Chihuahua, Adrián Rodríguez, explicó que si por ejemplo el niño pesa 30 kilogramos, su mochila no deberá sobrepasar los tres kilogramos.

Recomendó que las mochilas tengan correas anchas y acojinadas, proporcionales a la talla de los pequeños, para que no les queden holgadas, de forma que, al ajustarse a su espalda, queden cinco centímetros arriba de la cintura.

También, sugirió que la carguen con las dos correas para distribuir el peso en ambos hombros, así como evitar que transporten artículos innecesarios.

Los daños pueden aparecer años después, haciéndolo propenso a lesiones en la columna, cadera o rodillas, que, si no se detectan o tratan a tiempo, pueden tener consecuencias irreversibles.

Recalcó que es muy importante cuidar las condiciones en las que el escolar carga sus materiales, ya que, dijo, es común que para compensar el equilibrio con relación al peso de la mochila, el infante se encorve hacia adelante al momento de caminar, situación que puede ocasionar mayor contractura.
El especialista del IMSS recomendó que los menores de edad sean sometidos a valoración periódica.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Salud y Bienestar

Hallan pesticida cancerígeno en cereales para niños

Published

on

By

Decenas de marcas conocidas de cereales contienen un tipo de pesticida que está considerado cancerígeno, denunció el Grupo de Trabajo Ambiental (EGW, en sus siglas inglés) en un estudio publicado hoy.

Esta organización ecologista analizó 45 productos hechos de avena y determino que todos menos dos tenían rastros de glifosato, un herbicida que puede causar cáncer en animales y “probablemente” en humanos, de acuerdo a la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer.

De esos, 31 tenían niveles por encima de lo que los científicos de EWG consideran seguros para los menores, que es de 0.01 miligramos por día.

Entre los productos que tenían rastros de glifosato se encuentran las marcas Cheerios, Quaker Old Fashioned Oats, Quaker Dinosaur Egg Instant Oats y Back to Nature Classic Granola, informó el canal de televisión CBS News, en base a los resultados del informe.

En un comunicado, el presidente de EWG, Ken Cook, lamentó el hallazgo:

“Crecí comiendo Cheerios y Quaker Oats mucho antes de que estuvieran contaminados con glifosato. Nadie quiere comer un herbicida para el desayuno, y nadie debería tener que hacerlo”, señaló.

El 10 de agosto, un jurado de California condenó a la multinacional Monsanto a indemnizar con 289 millones de dólares a un hombre que aseguraba que el cáncer terminal que padecía se debe a su exposición a un producto con glifosato.

Monsanto ha defendido el producto y ha afirmado que el glifosato “es seguro para el uso humano”.

Tras el fallo, uno de los vicepresidentes de Monsanto, Scott Partridge, anunció que apelarán la decisión judicial y dijo que “más de 800 estudios y revisiones -y conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y autoridades regulatorias en todo el mundo- apoyan el hecho de que el glifosato no causa cáncer”.

El glifosato ha generado una gran controversia en todo el mundo por los presuntos efectos perjudiciales tanto para la salud de las personas como para las tierras rociadas con productos que lo contienen.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Salud y Bienestar

¿Por qué te duele la cabeza al comer azúcar?

Published

on

By

¿Te ha pasado que después de disfrutar de ese helado doble de chocolate terminas con un terrible dolor de cabeza? Este mal tras comer azúcar es experimentado por algunas personas y, aunque parezca una dolencia pasajera que se puede calmar con una aspirina, es importante no ignorarla, pues detrás de ella podría estar algún padecimiento.

Si alguna vez te has preguntado por qué te duele la cabeza al comer azúcar, ¡ha llegado el momento de despejar tus dudas!

Dieta baja en calorías
Cuando una persona sigue un dieta muy restrictiva y baja en calorías, pero de repente consume alimentos con altas dosis de azúcar puede sufrir de dolor de cabeza. ¿La razón?
Todo lo dulce está compuesto por carbohidratos o azúcares simples que pueden provocar picos glucémicos, es decir que se disparen los niveles de glucosa en la sangre.
Y como el azúcar se absorbe fácil y llega rápidamente hacia la sangre, provoca presión en las arterias, dificultando la circulación sanguínea y el paso de oxígeno al cerebro.

Hiperglucemia
De acuerdo con especialistas de Mayo Clinic, la hiperglucemia es el nivel alto de azúcar en la sangre que afecta a las personas con diabetes. Y uno de los síntomas es el dolor de cabeza. En este caso, cuando la persona con diabetes rebasa su dosis de azúcar, puede experimentar cefalea.

Diabetes tipo 2
La diabetes tipo 2 se da cuando el páncreas no produce la insulina necesaria para regular los niveles de glucosa en la sangre. Una de las señales de alerta de esta enfermedad es el dolor de cabeza y los mareos después de comer azúcar.
Si has notado que al comer azúcar sientes dolor de cabeza, no dudes en acudir con tu médico lo antes posible para que te cheque y determine la causa. Cuida tu dieta, reduce tu consumo de azúcar y lleva un estilo de vida saludable. Tu bienestar está en tus manos.

Agencias

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más compartido

Lo más visto