Conecta con nosotros

Resto del mundo

A un año de los disturbios en Charlottesville, Trump acentúa la brecha racial

Published

on

El primer aniversario de los disturbios de Charlottesville coloca a Estados Unidos ante el incómodo espejo del racismo. El panorama es pesimista. Hace un año, el presidente Donald Trump desató una tormenta política al no condenar claramente a la extrema derecha cuando culpó a “ambos lados” de los choques entre supremacistas blancos y contramanifestantes en Virginia, que acabaron con una mujer muerta por un neonazi. Deliberadamente equidistante, el republicano llegó a decir que había “gente muy buena” entre los racistas, incluidos miembros del Ku Klux Klan, que protestaban en esa ciudad contra la retirada de la estatua de un general de la Confederación durante la Guerra Civil. En los doce meses transcurridos desde entonces, Trump no ha hecho ningún esfuerzo por curar la herida racial sino que la ha avivado ante el silencio, en general, cómplice de su partido.

Un 57% de estadounidenses cree que las relaciones raciales han empeorado con Trump en la Casa Blanca y solo un 15% que han mejorado, según una encuesta de Reuters/Ipsos elaborada para el primer aniversario de los choques violentos de Charlottesville. Durante la presidencia de Barack Obama, el primer mandatario negro de EE UU, un 38% creía que las relaciones habían progresado y un 37% que habían ido a peor. El sondeo también revela que, comparado con septiembre de 2017, ha subido ligeramente el apoyo a grupos neonazis y a la defensa del legado europeo blanco en EE UU.

En la víspera del aniversario de la muerte de Heather Heyer, una mujer de 32 años que protestaba contra la concentración de extrema derecha en Charlottesville cuando fue atropellada intencionadamente por un supremacista blanco, el mandatario publicó el sábado un mensaje en Twitter. Lamentó que los disturbios resultaran en una “muerte sin sentido y en división”. “Debemos unirnos como nación. Condeno todos los tipos de racismo y actos de violencia. Paz para todos los estadounidenses”, escribió.

El mensaje era una invitación a la calma ante la concentración este domingo en Washington de supremacistas blancos por el aniversario de Charlottesville y las distintas contramanifestaciones previstas. El organizador, Jason Kessler, es el mismo de la marcha de hace un año en la ciudad de Virginia, donde esta vez le ha sido negado permiso. En Washington se ha autorizado la concentración sobre la base del respeto constitucional a la libertad de expresión. Tendrá lugar en un parque frente a la Casa Blanca y se esperan hasta 400 personas.

Las autoridades creen que puede haber el triple de contramanifestantes y han tomado numerosas medidas para evitar choques entre ellos. El objetivo es no repetir las escenas esperpénticas del 12 de agosto de 2017 en Charlottesville cuando decenas de supremacistas blancos, algunos con capuchas del Ku Klux Klan y equipados con rifles, gritaron consignas antisemitas y racistas, y se enfrentaron a grupos antifascistas ante la pasividad policial. En la víspera de esos choques, los supremacistas ya se habían paseado con antorchas de fuego por un campus universitario de la ciudad al grito de “Los judíos no nos reemplazarán”.

Pese a su mensaje el sábado, Trump es la antítesis de la reconciliación y la empatía. Vive de la división y agitación constante, también en torno a la raza. Solo 24 horas antes de ese tuit, publicó otro en el que reanudaba sus ataques a los jugadores negros de fútbol americano que no se levantan ante el himno nacional como protesta contra la violencia policial y la disparidad racial. El presidente aseguró que muchos no saben por qué se quejan, cuando han dejado muy claros sus motivos, y recordó que son millonarios.

Trump inició sus ataques a los jugadores en septiembre de 2017, un mes después de los disturbios de Charlottesville. En un mitin en Alabama, un Estado emblemático de la segregación legal de los negros hasta los años sesenta, llamó “hijo de puta” al jugador afroamericano que empezó las protestas y pidió que se le despidiera. Desde entonces, ha mantenido su ofensiva y ha reconocido a su entorno, según medios estadounidenses, que le ayuda electoralmente porque agrada a su base de votantes blancos más radical.

Ataques a negros
Camuflado en ocasiones por un lenguaje políticamente incorrecto, patriotismo y el desdén a sus críticos, Trump acumula un largo historial de ataques implícitos a los negros. Hace una semana llamó el “hombre más estúpido en televisión” a Don Lemon, presentador afroamericano de CNN. Recientemente también ha cuestionado el coeficiente intelectual de otros negros famosos, como la estrella del baloncesto Lebron James o la congresista demócrata Maxine Waters. Considerar poco inteligentes a los afroamericanos era una estrategia habitual de los racistas blancos durante los años de segregación. En enero, Trump llamó “países de mierda” a varias naciones africanas. Y antes de entrar en política, ya jugó la carta racial cuando cuestionó si Obama había nacido en EE UU, como así fue, o en África como sostenían teorías conspirativas.

Los republicanos confían en movilizar en las legislativas de noviembre a los electores que dieron la victoria a Trump en 2016 tras su campaña antiinmigración, proteccionista y populista. El multimillonario neoyorquino anunció su candidatura electoral llamando “violadores” a los mexicanos y, cuando recibió el apoyo de supremacistas blancos, titubeó y tardó en condenarlo.

Como presidente, Trump no ha impulsado ninguna iniciativa concreta para la comunidad negra y ha enterrado los esfuerzos de Obama para rebajar la tensión por la muerte de afroamericanos desarmados a manos de la policía. En un libro que sale a la venta en los próximos días, Omarosa Manigault Newman, que era la principal asesora negra de Trump en la Casa Blanca hasta su despido el pasado diciembre, llama “racista” al republicano y especula sobre la existencia de grabaciones de Trump, antes de ser mandatario, en las que usa repetidamente la palabra peyorativa nigger (negrata). La Casa Blanca ha calificado de falsas las acusaciones de Newman y el presidente la llamó el sábado “escoria”.

En su informe anual sobre grupos de odio en EE UU, el Southern Poverty Law Center, la institución de referencia en ese asunto, subraya que Charlottesville ha causado “pérdidas tácticas” a la extrema derecha pero advierte de que las “llamas xenófobas” de Trump y los cambios demográficos, con el descenso de la población blanca, siguen alentando un “contragolpe del nacionalismo blanco en los próximos años”.

Fuente: El País

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Resto del mundo

Diarios en EEUU defienden libertad de prensa contra ataques de Trump

Published

on

Cientos de diarios en Estados Unidos dedicaron espacio en sus ediciones de este jueves a una defensa coordinada de la libertad de prensa y contestar los ataques del presidente Donald Trump, quien ha declarado que algunos medios de comunicación son enemigos del pueblo estadunidense.

Cada medio impreso publicó una editorial, que generalmente es un artículo sin firmar que refleja la opinión de un consejo editorial sobre un tema en particular y está separado de las noticias y otras secciones en un diario.

En la iniciativa participaron más de 350 periódicos de distinto alcance, tanto nacional como medios locales, entre ellos algunos con base en los estados que Trump ganó en la elección de 2016. El Boston Globe dijo que coordinó la publicación e incluyó una base de datos en su web.
“La grandeza de Estados Unidos depende del rol de una prensa libre para decir la verdad a los poderosos”, dijo el Globe. “Etiquetar a la prensa como ‘el enemigo del pueblo’ es tan antiestadunidense como peligroso para el pacto cívico que hemos compartido durante más de dos siglos”.

Trump ha criticado con frecuencia a periodistas y ha calificado noticias que contradicen su opinión o posiciones políticas como noticias falsas o “fake news”. Un representante de la Casa Blanca no pudo ser contactado inmediatamente para hacer un comentario sobre los editoriales.

En febrero de 2017, Trump tuiteó que “Los medios de FAKE NEWS (los fallidos @nytimes, @NBCNews, @ABC, @CBS, @CNN) no son mis enemigos, ¡son el enemigo del pueblo estadunidense!”.

Las palabras del mandatario republicano reflejan una opinión compartida por muchos conservadores de que la mayoría de los periódicos y otros medios de comunicación distorsionan, inventan u omiten hechos debido a un prejuicio en su contra.

“Periodistas y editores de noticias son humanos y cometen errores. Corregirlos es esencial para nuestro trabajo”, publicó el New York Times. “Pero insistir en que las verdades que no gustan son ‘noticias falsas’ es peligroso para la esencia de la democracia. Y llamar a periodistas ‘enemigo del pueblo’ es peligroso, y punto”.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Duterte expresa deseo de renunciar a presidencia de Filipinas

Published

on

El mandatario filipino Rodrigo Duterte, quien inició una dura campaña contra el tráfico y consumo de drogas al comienzo de su mandato, expresó su deseo de renunciar y ha creado una nueva polémica que incluye a su vicepresidenta.

El tema inició con la demanda del exsenador Ferdinand “Bongbong” Marcos Jr. y aspirante la vicepresidencia filipina en los comicios de 2016, quien dijo que la ganadora Leni Robredo hizo fraude en su victoria.

Aunque la demanda sigue su curso judicial, el vocero presidencial Harry Roque señaló este jueves que el mandatario renunciará si Marcos gana su demanda, reiterando declaraciones previas de Duterte.
De vencer en la impugnación, el exsenador se convertiría en vicepresidente y entonces Duterte renunciaría, con lo que dejaría la vía libre al hijo de Ferdinand Marcos, quien gobernó con mano dura Filipinas de 1965 a 1986, para ser el nuevo jefe de Estado.

De acuerdo a la prensa filipina, Duterte desde octubre de 2016 expresó sus preferencias para que Marcos fuera el vicepresidente en lugar de Leni Robredo.

Las capacidades de Robredo, quien carece de funciones reales, no son las adecuadas para hacerse cargo de la presidencia, indicó Duterte.

El mandatario, quien ha ganado los titulares por enfrentarse de manera áspera a líderes como el expresidente Barack Obama, ha expresado su deseo de renunciar ante el poco avance de sus políticas contra la corrupción, precisan los medios filipinos.

Antes de manifestarse abiertamente a favor de Marcos, había señalado que una junta o el senador Francis Escudero deberían de sucederlo si renuncia, pero esas opciones no están previstas en la constitución filipina.

Robredo señaló ya que tanto ella como Duterte deben de seguir en sus respectivos cargos hasta 2022, cuando vence el termino para el cual fueron electos.

El país tiene muchos problemas y debemos de buscarles solución, aseguró.

Por su parte, aliados políticos del mandatario como el senador Vicente Sotto III manifestó que conoce a Duterte y sabe que la palabra “rendirse” no está en su vocabulario.

No es renuncia, sino frustración por la corrupción gubernamental que le ha tocado combatir, comentó.

En este sentido, el exsenador Marcos señaló que Duterte no debe de dejar su cargo. Agradeció su fe en sus habilidades, pero lo urgió a no abandonar el cargo pues el pueblo filipino lo necesita.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Resto del mundo

Unicef asegura que México también separa menores migrantes de sus padres

Published

on

Las autoridades migratorias mexicanas separan de sus familias a niños migrantes mayores de 12 años provenientes de Centroamérica, lo que causa un “estrés tóxico” en los menores, alertó este miércoles Dora Giusti, jefa de Protección a la Infancia de Unicef México.

En su informe “Desarraigados en Centroamérica y México”, que aborda los flujos migratorios entre América Central y América del Norte, Unicef señala que no solo Estados Unidos separa a familias migrantes, sino también lo hace México, país en que se establecen muchos migrantes ante las dificultades de alcanzar la frontera norte.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), las autoridades mexicanas suelen detener y llevar a los niños de 12 años a una zona separada de sus familias, mientras que se permite a las madres quedarse con los niños más pequeños.

Ante esto, Giusti pidió acelerar la reunificación de familias, tanto en México como en Estados Unidos, y advirtió que “el impacto que tiene la separación y la detención genera un estrés tóxico que puede generar repercusiones de por vida, como trastornos psicológicos”.

“Hacemos un llamado fuerte ante esta situación para que no se vuelva a repetir en ningún lado, ni en México ni en Estados Unidos u otros lugares”, sentenció en declaraciones a Efe.

El informe, divulgado hoy, indica que al menos 286 mil 290 migrantes que viajaban a Estados Unidos fueron interceptados en la frontera norte de México entre octubre de 2017 y junio de 2018. De ellos, 37.450 eran menores de edad que emprendieron la travesía en solitario.

Los que viajan solos suelen ser víctimas de “explotación por parte de bandas criminales y violencia sexual en el caso de las chicas”, así como discriminación y rechazo en las comunidades por donde pasan, indicó Giusti.

Además, Unicef calcula que, entre 2016 y 2017, casi 60 mil menores de Guatemala, Honduras y El Salvador fueron retenidos en estaciones migratorias, en lugar de ser hospedados en albergues como marca la ley.

Dora Giusti explicó que se han detectado casos de menores que pasan hasta tres meses detenidos, lo que les genera “una desesperación muy fuerte” y muchos de ellos prefieren ser retornados a sus países e intentar la travesía de nuevo antes que seguir encerrados y solicitar refugio.

“Si no los trasladan a un albergue se desesperan y ya no quieren pedir refugio. Para ellos, México es la estación migratoria y no quieren vivir así”, describió.

Añadió que la fiscalía especializada en protección de niños debería realizar “un análisis en detalle de los derechos” de cada menor, pero ello “no ocurre en el 100 % de los casos y muchos chicos son retornados rápidamente en tres días”.

Solo 167 solicitudes de asilo y refugio fueron aprobadas en México en 2017, año en que se detectaron 18 mil menores, por lo que el resto fueron sometidos a procesos de deportación.

En los casos de niños de Guatemala, son retornados en camión y ubicados en un albergue en la frontera, desde donde se contactan las familias.

El proceso con los hondureños y salvadoreños se demora más, puesto que las deportaciones se hacen en avión y deben ser costeadas por las autoridades del estado mexicano donde se detuvo al menor, y no siempre tienen el presupuesto para hacerlo.

La jefa de Protección a la Infancia de Unicef México indicó que aunque la inmensa mayoría de menores huyen de la violencia y buscan reencontrarse con familiares afincados en Estados Unidos, están “dispuestos a quedarse en México si se le ofrece un proyecto de vida”, como trabajo o formación profesional.

Unicef insta a México a poner fin a la práctica de detención de niños por su condición de migrantes, así como a protegerlos de la violencia, mantener sus familias unidas y abordar las causas estructurales que les obligan a huir de sus países de origen, como la falta de desarrollo económico y la violencia en Centroamérica.

Giusti explicó que estas demandas ya han sido trasladadas al equipo de transición del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, quien asumirá la Presidencia el próximo 1 de diciembre.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más compartido

Lo más visto