Conecta con nosotros

Afrodisiaco

A ellas les gusta recibir sexo oral, pero no darlo según estudio

Published

on

¿Qué causa más ansiedad en los amantes: el sexo en público, las prácticas de sumisión y dominación, las posturas complicadas o el sexo anal? ¿Qué es lo que consideran menos confortable o más estresante de estas actividades eróticas? La página Superdrug Online Doctor llevó a cabo una encuesta entre 500 europeos y europeas, así como 500 personas que viven en América sobre el tema. Emplearon fotografías para que todos los participantes tuvieran la misma idea de los ejercicios sobre los que iban a responder, para que no hubiera diferentes percepciones de un mismo acto. Los resultados se plasmaron en gráficas que revelan información importante sobre el acto erótico, las cuales se publicaron bajo el título de Intimidating Intimacies.

Vamos a revisar algunas de sus gráficas:

LAS PRÁCTICAS ERÓTICAS QUE MÁS ANSIEDAD GENERAN, SON:

* Sexo en público.

* Prácticas BDSM.

* Sexo anal.

 

LAS PRÁCTICAS ERÓTICAS QUE MENOS ANSIEDAD PROVOCAN, SON:

* Sexo oral.

* Masturbación en pareja.

* Conversaciones subidas de tono.

Es interesante descubrir que las mujeres sienten más angustia por experimentar el sexo anal que las prácticas de sumisión y dominación conocidas como BDSM (bondage, dominación, sumisión, sadismo y masoquismo). Es decir que ni siquiera las aventuras de Anastasia Steel en Cincuenta sombras de Grey han logrado que la mayoría se relaje en este sentido.   Por su parte, los hombres encuestados en ambos continentes encuentran más estresante la idea de tener “sexo duro” que la práctica anal. En este punto sería interesante saber qué fotografías mostraron los encuestadores, pues ese término lo mismo puede incluir la penetración profunda, rápida e intensa, que voltear a la pareja de cabeza, darle nalgadas y zapes diversos o, incluso, llegar a las lágrimas y los golpes. Entiendo que se refiere a explotar diversas posturas (algunas de ellas complicadas) durante un mismo encuentro, durante el cual se mantendrá la penetración a todo lo que da. En cuanto al sexo anal, las mujeres se preocupan más por el dolor y los hombres por el posible contagio de una infección de transmisión sexual. Ver pornografía en pareja se sitúa a la mitad de la lista y la estadística pone a la par tanto a hombres como a mujeres, lo mismo que el sexo oral, el cual es el que menos ansiedad provoca pero aún así se encuentra en la lista.

OTROS DATOS INTERESANTES:

66% de las y los encuestados quisiera agregar juguetes sexuales a sus encuentros. De quienes dicen que sí, el 58.9 por ciento son mujeres y el 41.1 por ciento son hombres, lo cual es lógico si pensamos que hay mucho más sex toys para el disfrute de las mujeres y tan solo un balín vibrador o un anillo para el pene puede generar una gran diferencia en los orgasmos femeninos. 1 de cada 10 [email protected] afirma que no ha intentado nuevas posturas eróticas en los últimos seis años. Un amplio número reconoce que con el paso de los años, su vida sexual no tiene más calidad o diversidad. El 69, el sexo oral y el sexo anal son, para las mujeres, prácticas que disfrutan más sus hombres que ellas mismas. Las mujeres prefieren recibir que dar sexo oral. El misionero, la cuchara y la vaquera son las posturas favoritas tanto de hombres como de mujeres.

ANALICEMOS LA INFORMACIÓN:

Primero que nada, es importante destacar que la práctica erótica (sexo, acción, cogedera, chaca chaca o como quieran llamarle) no tendría que generarnos ansiedad, estrés o preocupación. Ni tantito. Ojo: no me refiero a esa emoción riquísima que se siente cuando se sabe que ese día o esa noche se le entrará al placer en compañía ni a estar un poquito [email protected] porque se hará algo transgresor (como meterse en el baño de un bar para echarse un rapidín). Esas sensaciones son parte del erotismo, sin duda. Pero sentir miedo, hiperventilar, creer que va a doler y sudar abundantemente (no por la acción sino por el nerviosismo), no tendrían que ser parte de la cachondería. En este sentido, entiendo que el sexo público esté en primer lugar pues se corre el riesgo de que otra persona (o varias) sorprenda a la parejita en plena acción, lo cual puede generar desde un poco de vergüenza hasta todo un escándalo. Sin embargo, en el caso de las prácticas BDSM y el sexo anal, creo que se debe a que se llega a ellas sin conocer a ciencia cierta sus reglas de operación. Si de buenas a primeras la pareja saca el látigo, el antifaz, te amarra, te comienza a nalguear o te voltea sin previo aviso para penetrarte por detrás, ¡obviamente vamos a sentir que no estamos [email protected] para ello!

Eso le genera ansiedad a cualquiera. La solución en este caso es informarse un poco sobre los temas, platicar en pareja si se desea llevarlas a cabo en alguna ocasión, tener a la mano objetos que nos ayuden a realizarlos de la mejor manera (lubricantes, cuerdas ideales para amarrar, por ejemplo) y no obligarse a llevarlas a cabo. Puede ser que lo hablen y hasta seis meses después lo lleven a cabo, pero sabrán de qué se trata, habrán puesto límites, y eso les quitará preocupación.    El sexo oral sigue siendo el favorito de ellas y ellos. En este caso recomiendo que, así como reciben, den. No se vale que indiquen a sus parejas mujeres que les realicen fellatios para después penetrarlas y sanseacabó. Hay que ser parejos. A ellas también les encanta la estimulación con lengua, labios y manos. Si creen o saben que después de que ellas les den placer con la boca será muy fácil que eyaculen, entonces primer bríndenles placer a sus chicas y después dejen que les retribuyan lo sentido. Si son de las personas que no suelen implementar nuevas posturas eróticas en años, les doy un consejo: esto no quiere decir que deban sacar el Kamasutra para analizar qué acomodo no han explorado o poner de cabeza a la otra para hacerle una succión triple. En realidad pueden innovar durante años si se olvidan de todos esos tratados orientales de posiciones inconcebibles y le abren paso a la imaginación. Cambiar puede incluir, por ejemplo, centrarse un día en los pies. En otra ocasión, explorar la cadera y nalgas masculinas. O ponerse boca arriba en sentido contrario, con aceite en todo el cuerpo, para acariciar de piernas a torsos, es decir, en sentido contrario a lo más común. También pueden divertirse intentándolo en una hamaca. ¡Renten por una noche un departamento ajeno en Airbnb para variar el escenario sin tener que ir a un hotel! No olviden que el sexo debe ser divertido y amoroso, no estresante.

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Afrodisiaco

¿Cómo aumentar el deseo sexual?

Published

on

By

Con la primavera en España llegan los días con más horas de luz, los árboles y plantas en flor, aumentan las ganas de salir a pasear, hacer deporte…, pero también está la otra cara de esta estación: un estado de ánimo más depresivo, picores o toses por procesos alérgicos al polen, menor descanso por la noche, etc.

Todos estos cambios, también afectan, según los expertos del laboratorio farmacéutico Procare Health, especializado en salud de la mujer, a la actividad sexual.

«La primera influencia de la primavera es la obvia, el sol, y no solo por el bienestar que aporta la luz al estado anímico, sino por el incremento de la vitamina D en nuestro organismo, esencial para la correcta absorción del calcio y la protección de los huesos. El déficit de calcio puede llevar a enfermedades como osteoporosis, cuya incidencia es mayor en las mujeres debido a la reducción del calcio durante la menopausia.

Al mantener los huesos fuertes, el cuerpo en general obtiene mayor cantidad de energía, también la necesaria para garantizar relaciones sexuales satisfactorias. De hecho, hay estudios que han puesto de manifiesto que esta vitamina también ayuda a generar mayor nivel de testosterona, por lo que todo el proceso está unido», explica el doctor Santiago Palacios, ginecólogo presidente de la Fundación Española Mujer y Salud (FEMYS) y presidente honorífico de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM).

Por otro lado, continúa el experto, las endorfinas que genera la exposición al sol hacen que se reduzca el estrés, se mejore el ánimo y, como consecuencia, se esté más receptivo a las relaciones sexuales. Además, durante esta época los aromas, tanto de la naturaleza como de los perfumes y colonias, se ven aumentados gracias al calor, generando también una mayor atracción.

«Sin embargo, existen situaciones que pueden perjudicar las relaciones durante la primavera, entre ellas las alergias o la conocida astenia primaveral», continúa el doctor Palacios. «Ambos son procesos que, aunque no sean de gravedad, dificultan la respiración, el descanso y el humor en general, provocando un menor interés en las relaciones sexuales», finaliza.

Esta situación es especialmente significativa en tres grupos: mujeres que toman la píldora como método anticonceptivo, lactantes, y aquellas que se encuentran en edad menopáusica. «Esta época trae consigo cambios en el cuerpo provocados por la disminución de testosterona y estrógenos. En este sentido, las mujeres suelen ver reducido tanto el interés en el sexo, como la frecuencia y la receptividad para mantener relaciones íntimas. Además, esta situación puede desembocar en dispareunia —dolor durante el coito— y problemas con la pareja», explica.

Este especialista asegura a ABC que hay varias maneras de ayudar a las mujeres que desean mejorar su libido. «En primer lugar, aumentando su testosterona, a través de fármacos que son muy indicados fundamentalmente para aquellas mujeres que no tienen ovarios. Se trata de una hormona vital para tener deseo sexual. Paralelamente existen otro tipo de productos desarrollados a partir de compuestos naturales que ayudan a mejorar el deseo sexual y la excitación en la mujer y, lo más importante, no tienen efectos secundarios —matiza— y se pueden comprar en la farmacia sin receta médica. Se ha demostrado que su uso aumenta ligeramente la testosterona endógena, por lo que se trata de un paso previo a tener que administrar testosterona directamente».

A la pregunta de quién debe tomar este tipo de productos, el presidente de la Fundación Española Mujer y Salud (FEMYS) es muy tajante: «aquellas mujeres para las que no tener deseo sexual suponga un verdadero problema en su vida diaria porque hay muchas féminas que lo padecen, pero no se sienten afectadas por ello en gran medida».

Respecto al tiempo que deben tomarlo, «los profesionales recomendamos tres meses y luego “ya se verá”, porque cuando reactivan su actividad sexual está demostrado que el sexo atrae a tener más sexo, del mismo modo que si no se tienen relaciones sexuales durante un tiempo cada vez se siente mayor apatía por tener relaciones en pareja»

Añade que es muy positivo que las mujeres preocupadas por este tema realicen deporte, puesto que el ejercicio aumenta las endorfinas que llevan a un mayor deseo sexual.

Concluye que hay un vocablo que le gusta muchísimo y que también resulta muy eficaz para estos casos: «ntimisidad». «Consiste en crear un ambiente íntimo, cálido, tranquilo, en el que la mujer se sienta bien, protegida, libre, rodeada de buenos olores… Eso, a buen seguro, aumenta el deseo sexual en las mujeres», concluye el presidente honorífico de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM).

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Afrodisiaco

El beso, un termómetro en tu relación de pareja

Published

on

By

¿Hace cuánto tiempo que no te das un beso de lengua con tu pareja? Al principio de la relación el beso de lengua es indispensable. Las sensaciones que nos provoca son variadas: excitación, nervios, escalofríos (sensación de frío y calor).
El beso de lengua es lo que realmente nos hace entrar en intimidad con el ser amado, es profundamente erótico, nuestro primer exámen químico y de compatibilidad.
Un estudio de la Universidad de Oxford, realizado por Rafael Wlodarski, demostró que el beso de lengua nos ayuda a evaluar la idoneidad de la pareja. A través del beso, el hombre pasa testosterona a la mujer y eso la hace sentirse atraída.
Es, literalmente, una cascada de hormonas en donde se liberan sustancias como el óxido nítrico, que relaja los vasos sanguíneos y provoca un incremento en el flujo sanguíneo hacia los genitales.
El beso también nos hace secretar feniletilamina, una anfetamina potente que estimula los neutrotransmisores del placer.
El beso es energía y vitalidad, es seducción, pasión y enamoramiento. Pero la química del beso se modifica, y lo que al principio eran fuegos artificiales, se va convirtiendo en pequeñas chispas.
El beso de lengua, termómetro en tu relación
Con el paso del tiempo el beso erotico se va transformando en besos tímidos y de piquito. El erotismo baja, el fuego se va apagando paulatinamente.
Claudia Rampazzo, médico cirujano y terapeuta sexual, explicó en el taller “Técnicas de enriquecimiento erótico” organizado por Laboratorio Liomont, que el beso es el mejor termómetro en la pareja: “Hay parejas que mantienen relaciones sexuales con frecuencia pero tienen años sin darse un beso apasionado, un beso de lengua”.
De acuerdo con la especialista, el beso de lengua nos indica el grado de intimidad que hay dentro de la relación: “La falta de beso erótico es indicativo de alejamiento, es por ello que en terapia sexual, sugiero que vuelvan a besarse por al menos un minuto”, comenta Rampazzo.
Sheril Kirshenbaum, investigadora de la Universidad de Texas, autora del libro La ciencia de besar, explica que el beso nos puede dar muchísima información de la pareja. “Los besos contribuyen a mantener a la pareja unida, besarse de forma habitual es una forma de mantenerse conectado y cerca de la otra persona porque se libera oxcitocina. Está comprobado que las parejas que se besan más, duran más y son más felices. Siempre hay que asegurarnos de darle un buen beso a nuestras parejas antes de salir al trabajo”.
Por su parte, el sitio Little Thinks hizo una lista del significado de los besos en tu relación:
En la mejilla: Indica amistad y afecto, pero no necesariamente atracción erótica.
En los párpados mientras duermes: Confianza y protección, muestra que siempre estará contigo para cudarte.
De piquito: Un saludo cariñoso, pero que trasmite prisa.
Con la boca cerrada: Falta de comunicación y de confianza.
Beso suave y pausado: Significa gentileza y se da en relaciones que se sienten cómodas.
De labio: Demostración de amor profundo.
Beso inesperado: Manifiesta que la pareja aún no ha perdido su sentido de sorpresa.
Beso de mordisco: La pasión permanece
Beso de lengua (francés): El más erótico de todos, el que tiene mayor connotación sexual y refleja un grado de intimidad más elevado.
¿Ya identificaste cómo sueles besar a tu pareja?

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo

Afrodisiaco

El primer manual para mujeres musulmanas acerca de tener “sexo alucinante” causa revuelo

Published

on

By

“El manual sexual para las musulmanas: una guía ‘halal’ para tener un sexo alucinante” de Umm Muladhat se trata de un libro pionero que ofrece amplios detalles sobre las relaciones íntimas para mujeres de culto islámico, escribe The Guardian.
La autora, una psicóloga nacida en Estados Unidos que ha firmado la obra con un pseudónimo, se ha basado en la terrible experiencia de una amiga recién casada y ha asegurado que se sintió obligada a escribir esa historia después de descubrir que muchas mujeres asumían un compromiso de por vida con escasos conocimientos sobre el tema.
El libro contiene consejos sobre diversos aspectos, desde cómo besar hasta qué posiciones sexuales adoptar. Su mensaje clave es que las mujeres musulmanas pueden y deben disfrutar de una vida sexual variada y tomar la iniciativa en las relaciones físicas.
Aunque algunos críticos acusan a la autora de fetichizar a las féminas musulmanas y alentar la promiscuidad, el libro ha tenido buena acogida por parte de ciertos lectores, que alaban su esfuerzo por sacar a la luz un tema tabú.
La propia Muladhat ha explicado que puso “énfasis” en que las mujeres solo tengan relaciones con sus esposos, pero vivan “toda la gama de experiencias sexuales” porque el islam invita a disfrutar de las relaciones físicas en el matrimonio, sin limitarse a la procreación, ya que “la esposa tiene derecho a que su marido la satisfaga”.
Ciertas organizaciones de mujeres musulmanas han elogiado el libro porque consideran que contribuirá a empoderar a las mujeres y evitará que sufran relaciones sexuales abusivas. Shaista Gohir, presidenta de la Red de Mujeres Musulmanas del Reino Unido, ha constatado que hablar sobre este asunto en el islam “no es nuevo” y que ciertos estudiosos “destacaron la importancia del placer sexual para las mujeres” aunque, “en la práctica, el sexo parece estar totalmente dirigido a satisfacer el placer de los hombres”.
Sin embargo, Umm Muladhat ha indicado que los hombres también le piden consejo: “He recibido decenas de correos electrónicos” en los que “me preguntan si tengo planes de escribir otro libro para enseñarles cómo complacer a sus esposas en la cama”, así que lo hará si esta publicación “tiene éxito”.

RT

Escribe tu comentario

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad

Lo más compartido

Lo más visto