Cinco de mayo: La Batalla… Cinco de mayo: ¿La película?

Publicado el .

franquicias-en-mexico-Cartel-film-5-mayo-716x1024
Print Friendly

Por Jorge Herrera-Monroy

Los elementos y las razones.

La fecha: 5 de mayo de 1862, día cuando el valiente ejercito mexicano comandado por el General Ignacio Zaragoza, y apoyado por valor de los indígenas zacapoaxtlas, derrotando a las fuerzas imperiales de Napoleón III, al mando del general Charles Ferdinand Latrille, conde de Lorencéz.

El escenario: la llanura, entre los fuertes de Loreto y Guadalupe, afuera de la ciudad de Puebla. El evento: la batalla de Puebla y el hecho: una gesta histórica, en la que en desventaja numérica, experiencia y armamento el ejercito mexicano formado por 4 mil hombres derrotó a la potencia militar más importante del mundo del siglo XIX, la francesa, con 6 mil 500 soldados. El significado global: haber detenido la expansión militar francesa hacia norte, a La Luisiana, hoy conocido con el estado de Louisiana, Estados Unidos. Su resonancia histórica: para los mexicanos, el 5 de mayo, significa una fecha de sentir orgullo, de recordar el olor a la victoria, de reconocer el sabor del valor y el heroísmo.
“5 de mayo: La Batalla”… Cinta épica con fallas y aciertos

La victoria del 5 de mayo fue la que inspiró al guionista y director de cine mexicano Rafa Lara, para realizar su cuatro largometraje, titulado, “5 de Mayo: La Batalla”. El filme considerado, hoy por hoy, el más costoso del cine mexicano fue realizado en 11 meses, entre la preproducción, los meses de preparación y selección de elenco; la producción, nueve semanas de filmación en varias locaciones de los estados de Puebla y Veracruz, y la postproducción, concluida en el mes de marzo y retocada en abril previo a la premier en Puebla. En dicho filme participaron 700 personas entre actores, extras y militares reales, además de 135 caballos del Ejercito Mexicano. Hasta allí todo luce espectacular, sin embargo, al ir al detalle las fallas aparecen. Un reparto central irregular, pocos actores de renombre internacional, los mexicanos Kuno Becker, Angélica Aragón, Javier Díaz-Dueñas, (en papel secundario), Daniel Martínez el colombiano Antonio Merlano y el español Ginés García Millán; otros, con importantes y medianas trayectorias nacionales, como Liz Gallardo, Pablo Abitia, Noé Hernández, Pascasio López, el franco-español, radicado en México, JC Montes-Roldan, Mario Zaragoza, Andrés Montiel, la cantante Jaramar y el inglés William Miller y algunos más, con mínima exposición y sin aun reconocimiento profesional.

Kuno Becker

Una dirección actoral variable logra por un lado actuaciones dramáticas y convincentes y otras, frías y acartonadas. Un abuso en la edición en las escenas de guerra y exagerado empleo de recursos externos, como las sepias, que lleva al espectador de una película entretenida con buen ritmo a una cinta, por momentos, aburrida con características didácticas de documental. Pudo haber sido una cinta técnicamente perfecta en lo que se refiere del uso de las escenas de guerra que tiene una gran calidad, así como el uso adecuado de los efectos especiales, pero por momentos se pierde ante una excesiva edición de las secuencias y el abuso de sepias cinematográficas que en lugar de enriquecer el filme lo hacen confuso por momentos en su secuencia histórica. Sin embargo, mención aparte merece el equipo técnico, que hizo un trabajo excepcional con un diseño de producción, muy cuidado de José Luis Aguilar, el vestuario apegado a la época con algunas licencias, realizado por Adela Cortazar y su equipo; maquillaje, peinados y maquillaje de efectos, creado por Alfredo “El Tigre” Mora y su gente, los efectos especiales, propuestos por el equipo de Alex Vázquez, efectos visuales supervisados por Charly Iturriaga, la fotografía de Germán Lammers y la música original de Nacho Rettally son valores agregados y aciertos que hace de “5 de Mayo: La Batalla” una cinta digna de verse, disfrutarse y compartirse.
Entre la ficción y la verdad… un tránsito peligroso

El guión, creado por Rafa Lara con accesoria histórica, deambula entre la ficción y la realidad. Eso provoca por un lado, el encartonamiento de los personajes históricos y por otro, la libre creación de los ficticios. El productor, director y guionista del filme teje la historia de su película “5 de Mayo: La batalla”, tratando de hacernos un recuento de los hechos ocurridos antes y durante la Batalla de Puebla, pincelados por una historia de amor, heroismo y desaventura de los héroes anónimos y tratar de darnos nueva versión de este momento de la historia de México.

El problema esencial de algunas de las actuaciones de la cinta radica en tratar de mantener el rigor histórico de los personajes reales, sobre todo de los militares como Porfirio Díaz, -Pascasio López- y Juan Prim -Ginés García Millán- así como del presidente Benito Juárez, encarnado por Noé Hernández, los actores que representan estos personajes muestran una rigidez actoral que no permite el lucimiento de esos héroes para verlos con de carne y hueso y misma situación ocurre con el Conde De Lorencéz, personificado por el actor inglés William Miller y el general Mejia, encarnado por Pablo Abitia, quienes se van al externo, y sobreactúan sus personajes, convirtiéndolos en monografías históricas.

Kuno Becker y Angélica Aragón

Sólo se salva el trazo dramático del General Ignacio Zaragoza, bajo la línea actoral de Kuno Becker, quien logra demostrar los rostros del personaje, ageste y valiente… temeroso y dudoso… humano y vulnerable. A diferencia del grupo de actores arriba mencionados, los que representan a los personajes ficticios, los héroes de a pie, de la película “5 de Mayo: La Batalla” corrieron con mejor suerte. Demostrando sus versatilidades histrionicas. El actor Cristian Vásquez, logra un Juan Osorno, auténtico y convincente. Mostrando a ese soldado con valores universales que transita

Cristian Vásquez-Juan Osorno

entre la valentía, el miedo y el heroísmo referente al desempeño del Teniente Fauvet, uno de los malos de la película, encarnado por el actor franco-español JC Montes-Roldan, éste muestra a es militar francés de las legiones extranjeras, aguerrido en su entrega, pero cruel y despiadado al momento de matar al extremo de perder su propia vida por el deber militar; Mientras que Artemio, creado por Javier Olivan, resulta un hombre lleno de rabia, de pasión, que cree mucho en sus sueños y en defender a su país; por su parte, el elenco femenino, cobra vida en Citlali, personaje que es llevado por talento de la actriz jalisciense, Liz Gallardo, recreando a esa mujer humilde mexicana abnegada, leal e incondicional a su hombre, el soldado raso de la batalla. Y doña Soledad, encarnada por la Angélica Aragón, quien da viva a una viuda que funge como enfermera en plena batalla, esa

JC Montes-Roldan-Teniente Fauvet

dama de la sociedad poblana que manifiesta la caridad, la nobleza y la humanidad de las mujeres de esa época, las cuales no tenía ni voz, ni voto en ese mundo dominado por los hombres. Personaje interpretado por la experimentada actriz, aunque de carácter secundario, permite a Angélica Aragón lucir sus 40 años de experiencia como artista y apropiarse de Dona Soledad y hacerlo suyo y darle esa personalidad de una mujer fuerte en momentos cruciales.
Don dinero y Señora Promoción buenos amigos en favor de este filme.

El costo de producción de “5 de Mayo: La Batalla” fue de 80 millones de pesos, 56 de los cuales fueron aportado por el gobierno poblano. Lo demás fue apostado por la coproducción con GALA Films, Estudios Churubusco Azteca, Equipment & Film Design, Labodigital y Televisa Films. Una de las promesas de esta cinta, además de entretener y recontar la historia, de la cual todos sabemos el final, es que los que asistan a verla a partir de 3 de mayo, todos sabrán de que estamos hechos los mexicanos.

El camino que ha andado el film “5 de Mayo: La Batalla”, sus productores Paco Gallástegui y Rafa Lara, quien es además es el director, y el elenco, incluidos, los que se quedaron hasta el final, los que se fueron antes por diferencias y los que fallaron antes de comenzar o en el trascurso de la realización de la cinta, ha hecho cada uno su parte. Ahora se ve una película terminada, que se ven los frutos de la labor, muchos se cuelgan de la película en busca de sus cinco segundos de fama. Pero realmente la labor de divulgar y difundir esta obra cinematográfica en festivales de cine de Miami, San Diego, Chicago, Los Ángeles, Nueva York y otras ciudades ha sido una prueba titánica de resistencia y aguante. Pero al final la hora de la verdad llego, y su estreno binacional comercial, en 500 cines, en México y Estados Unidos, se dio. La maratónica campaña de medios, de fotos y de entrevistas ha terminado y al final el sólo queda el silencio.

El fin de semana del 5 de mayo, fue el señalado como el momento “V”, en donde saldrán victoriosos o vencidos… Si el público acepta “5 de Mayo: La Batalla” se volverá un éxito de taquilla, y un clásico de la cinematografía épica mexicana y sino, se convertirá en un costoso fracaso comercial y una derrota a la fe depositada y a los egos en juego. Pero independiente de los que ocurra con la exhibición de “5 de Mayo: La Batalla” ésta ha aportado su primer grano de arena, al menos en Estados Unidos, de poner en claro a muchos en ese país que el 5 de mayo no es el día de la Independencia de México, sino una de las fechas que se celebran el valor, el heroísmo y el amor a la patria en la historia de México.
Y la batalla continuará… habrá saga?

“5 de Mayo: La Batalla”, sigue su propia batalla, acaba de ganar el premio del público en el festival de Newport Beach International Film en Nueva York, participará en el próximo Festival de Cine de Cannes, donde a pesar de no entrar en competencia, tendrá dos proyecciones durante el segundo día de actividades del encuentro, válidas para la internacionalización de la cinta y dependiendo del éxito de taquilla comercial de este mes de mayo, se podría comenzar a soñar de nuevo, pero ahora, con una segunda y una tercera parte de esta historia, en donde se abordarían “El Sitio de Puebla” y “La Batalla del 2 de abril”. El director Rafa Lara, ya lanzó sus campañas al vuelo… pero abran inversionistas o patrocinadores que escuchen ese replicar y apuesten de nuevo?… sólo la historia lo dirá.

Fuente: http://poder-palpitarmexico.blogspot.mx/

franquicias-en-mexico-Cartel-film-5-mayo-716x1024

Encuesta

Si hoy fueran las elecciones ¿Por qué partido votarías?
Loading ... Loading ...
 

4 Respuestas

  1. melissa mishel

    05/22/2013, 05:49 pm

    Clara deberia estar en la carcel, y si, la niña deberia estar con su familia, si no la hubieran descubierto nunca hubiera reclamado a la niña y seguiria con su …

    — Y usted quien se cree ?? Dios. Para poder juzgar a un ser humano que cometió un error y quiere enmendar su falta.— cuando sale la segunda parte!? pinche perra yo soy hijo adoptivo y no levantaria las manos en contra de mis padres, que pobremente o como sea me han dado lo que tengo, pinche vieja enana de m…sigo en lo mismo no deben dejarla salir después de que cumpla su sentencia porque nomas de pensar que hará cuando salga a quien le toca…

    Responder
  2. melissa mishel

    05/22/2013, 05:50 pm

    La fecha: 5 de mayo de 1862, día cuando el valiente ejercito mexicano comandado por el General Ignacio Zaragoza, y apoyado por valor de los indígenas zacapoaxtlas, derrotando a las fuerzas imperiales de Napoleón III, al mando del general Charles Ferdinand Latrille, conde de Lorencéz.

    El escenario: la llanura, entre los fuertes de Loreto y Guadalupe, afuera de la ciudad de Puebla. El evento: la batalla de Puebla y el hecho: una gesta histórica, en la que en desventaja numérica, experiencia y armamento el ejercito mexicano formado por 4 mil hombres derrotó a la potencia militar más importante del mundo del siglo XIX, la francesa, con 6 mil 500 soldados. El significado global: haber detenido la expansión militar francesa hacia norte, a La Luisiana, hoy conocido con el estado de Louisiana, Estados Unidos. Su resonancia histórica: para los mexicanos, el 5 de mayo, significa una fecha de sentir orgullo, de recordar el olor a la victoria, de reconocer el sabor del valor y el heroísmo.
    “5 de mayo: La Batalla”… Cinta épica con fallas y aciertos

    La victoria del 5 de mayo fue la que inspiró al guionista y director de cine mexicano Rafa Lara, para realizar su cuatro largometraje, titulado, “5 de Mayo: La Batalla”. El filme considerado, hoy por hoy, el más costoso del cine mexicano fue realizado en 11 meses, entre la preproducción, los meses de preparación y selección de elenco; la producción, nueve semanas de filmación en varias locaciones de los estados de Puebla y Veracruz, y la postproducción, concluida en el mes de marzo y retocada en abril previo a la premier en Puebla. En dicho filme participaron 700 personas entre actores, extras y militares reales, además de 135 caballos del Ejercito Mexicano. Hasta allí todo luce espectacular, sin embargo, al ir al detalle las fallas aparecen. Un reparto central irregular, pocos actores de renombre internacional, los mexicanos Kuno Becker, Angélica Aragón, Javier Díaz-Dueñas, (en papel secundario), Daniel Martínez el colombiano Antonio Merlano y el español Ginés García Millán; otros, con importantes y medianas trayectorias nacionales, como Liz Gallardo, Pablo Abitia, Noé Hernández, Pascasio López, el franco-español, radicado en México, JC Montes-Roldan, Mario Zaragoza, Andrés Montiel, la cantante Jaramar y el inglés William Miller y algunos más, con mínima exposición y sin aun reconocimiento profesional.

    Kuno Becker

    Una dirección actoral variable logra por un lado actuaciones dramáticas y convincentes y otras, frías y acartonadas. Un abuso en la edición en las escenas de guerra y exagerado empleo de recursos externos, como las sepias, que lleva al espectador de una película entretenida con buen ritmo a una cinta, por momentos, aburrida con características didácticas de documental. Pudo haber sido una cinta técnicamente perfecta en lo que se refiere del uso de las escenas de guerra que tiene una gran calidad, así como el uso adecuado de los efectos especiales, pero por momentos se pierde ante una excesiva edición de las secuencias y el abuso de sepias cinematográficas que en lugar de enriquecer el filme lo hacen confuso por momentos en su secuencia histórica. Sin embargo, mención aparte merece el equipo técnico, que hizo un trabajo excepcional con un diseño de producción, muy cuidado de José Luis Aguilar, el vestuario apegado a la época con algunas licencias, realizado por Adela Cortazar y su equipo; maquillaje, peinados y maquillaje de efectos, creado por Alfredo “El Tigre” Mora y su gente, los efectos especiales, propuestos por el equipo de Alex Vázquez, efectos visuales supervisados por Charly Iturriaga, la fotografía de Germán Lammers y la música original de Nacho Rettally son valores agregados y aciertos que hace de “5 de Mayo: La Batalla” una cinta digna de verse, disfrutarse y compartirse.
    Entre la ficción y la verdad… un tránsito peligroso

    El guión, creado por Rafa Lara con accesoria histórica, deambula entre la ficción y la realidad. Eso provoca por un lado, el encartonamiento de los personajes históricos y por otro, la libre creación de los ficticios. El productor, director y guionista del filme teje la historia de su película “5 de Mayo: La batalla”, tratando de hacernos un recuento de los hechos ocurridos antes y durante la Batalla de Puebla, pincelados por una historia de amor, heroismo y desaventura de los héroes anónimos y tratar de darnos nueva versión de este momento de la historia de México.

    El problema esencial de algunas de las actuaciones de la cinta radica en tratar de mantener el rigor histórico de los personajes reales, sobre todo de los militares como Porfirio Díaz, -Pascasio López- y Juan Prim -Ginés García Millán- así como del presidente Benito Juárez, encarnado por Noé Hernández, los actores que representan estos personajes muestran una rigidez actoral que no permite el lucimiento de esos héroes para verlos con de carne y hueso y misma situación ocurre con el Conde De Lorencéz, personificado por el actor inglés William Miller y el general Mejia, encarnado por Pablo Abitia, quienes se van al externo, y sobreactúan sus personajes, convirtiéndolos en monografías históricas.

    Kuno Becker y Angélica Aragón

    Sólo se salva el trazo dramático del General Ignacio Zaragoza, bajo la línea actoral de Kuno Becker, quien logra demostrar los rostros del personaje, ageste y valiente… temeroso y dudoso… humano y vulnerable. A diferencia del grupo de actores arriba mencionados, los que representan a los personajes ficticios, los héroes de a pie, de la película “5 de Mayo: La Batalla” corrieron con mejor suerte. Demostrando sus versatilidades histrionicas. El actor Cristian Vásquez, logra un Juan Osorno, auténtico y convincente. Mostrando a ese soldado con valores universales que transita

    Cristian Vásquez-Juan Osorno

    entre la valentía, el miedo y el heroísmo referente al desempeño del Teniente Fauvet, uno de los malos de la película, encarnado por el actor franco-español JC Montes-Roldan, éste muestra a es militar francés de las legiones extranjeras, aguerrido en su entrega, pero cruel y despiadado al momento de matar al extremo de perder su propia vida por el deber militar; Mientras que Artemio, creado por Javier Olivan, resulta un hombre lleno de rabia, de pasión, que cree mucho en sus sueños y en defender a su país; por su parte, el elenco femenino, cobra vida en Citlali, personaje que es llevado por talento de la actriz jalisciense, Liz Gallardo, recreando a esa mujer humilde mexicana abnegada, leal e incondicional a su hombre, el soldado raso de la batalla. Y doña Soledad, encarnada por la Angélica Aragón, quien da viva a una viuda que funge como enfermera en plena batalla, esa

    JC Montes-Roldan-Teniente Fauvet

    dama de la sociedad poblana que manifiesta la caridad, la nobleza y la humanidad de las mujeres de esa época, las cuales no tenía ni voz, ni voto en ese mundo dominado por los hombres. Personaje interpretado por la experimentada actriz, aunque de carácter secundario, permite a Angélica Aragón lucir sus 40 años de experiencia como artista y apropiarse de Dona Soledad y hacerlo suyo y darle esa personalidad de una mujer fuerte en momentos cruciales.
    Don dinero y Señora Promoción buenos amigos en favor de este filme.

    El costo de producción de “5 de Mayo: La Batalla” fue de 80 millones de pesos, 56 de los cuales fueron aportado por el gobierno poblano. Lo demás fue apostado por la coproducción con GALA Films, Estudios Churubusco Azteca, Equipment & Film Design, Labodigital y Televisa Films. Una de las promesas de esta cinta, además de entretener y recontar la historia, de la cual todos sabemos el final, es que los que asistan a verla a partir de 3 de mayo, todos sabrán de que estamos hechos los mexicanos.

    El camino que ha andado el film “5 de Mayo: La Batalla”, sus productores Paco Gallástegui y Rafa Lara, quien es además es el director, y el elenco, incluidos, los que se quedaron hasta el final, los que se fueron antes por diferencias y los que fallaron antes de comenzar o en el trascurso de la realización de la cinta, ha hecho cada uno su parte. Ahora se ve una película terminada, que se ven los frutos de la labor, muchos se cuelgan de la película en busca de sus cinco segundos de fama. Pero realmente la labor de divulgar y difundir esta obra cinematográfica en festivales de cine de Miami, San Diego, Chicago, Los Ángeles, Nueva York y otras ciudades ha sido una prueba titánica de resistencia y aguante. Pero al final la hora de la verdad llego, y su estreno binacional comercial, en 500 cines, en México y Estados Unidos, se dio. La maratónica campaña de medios, de fotos y de entrevistas ha terminado y al final el sólo queda el silencio.

    El fin de semana del 5 de mayo, fue el señalado como el momento “V”, en donde saldrán victoriosos o vencidos… Si el público acepta “5 de Mayo: La Batalla” se volverá un éxito de taquilla, y un clásico de la cinematografía épica mexicana y sino, se convertirá en un costoso fracaso comercial y una derrota a la fe depositada y a los egos en juego. Pero independiente de los que ocurra con la exhibición de “5 de Mayo: La Batalla” ésta ha aportado su primer grano de arena, al menos en Estados Unidos, de poner en claro a muchos en ese país que el 5 de mayo no es el día de la Independencia de México, sino una de las fechas que se celebran el valor, el heroísmo y el amor a la patria en la historia de México.
    Y la batalla continuará… habrá saga?

    “5 de Mayo: La Batalla”, sigue su propia batalla, acaba de ganar el premio del público en el festival de Newport Beach International Film en Nueva York, participará en el próximo Festival de Cine de Cannes, donde a pesar de no entrar en competencia, tendrá dos proyecciones durante el segundo día de actividades del encuentro, válidas para la internacionalización de la cinta y dependiendo del éxito de taquilla comercial de este mes de mayo, se podría comenzar a soñar de nuevo, pero ahora, con una segunda y una tercera parte de esta historia, en donde se abordarían “El Sitio de Puebla” y “La Batalla del 2 de abril”. El director Rafa Lara, ya lanzó sus campañas al vuelo… pero abran inversionistas o patrocinadores que escuchen ese replicar y apuesten de nuevo?… sólo la historia lo dirá.

    Responder
  3. amathews

    06/05/2013, 12:17 pm

    porque no preguntan algo mejor? algo asi como … sabia ud. que el unicel es cancerigeno al simple contacto con los alimentos? que tarda como 800 a 1000 años desintegrarse? hay alguna sugerencia para reciclarlo sin inhalar los gases con los que inflan su espuma? o sin destruir la capa de ozono si se quema? etc.. eso si es preocupante en verdad!

    Responder

Dejar un comentario

(*) Requerido, Tu email no será publicado